ver ver todas las imágenes ver
El marketing en su versión más contagiosa

“Virus”. En el campo de la medicina esta palabra no cae nada bien, pero ¿y si tratamos un virus desde la perspectiva comunicacional? Aquí es donde todo cambia y donde adquiere la delicada denominación de “viral”. Y es que la comunicación se hace grande cuanto más contagiosa es, a cuantas más personas contagia, llegando a ser viralizada.

Así es como nace el marketing viral, conocido como la estrategia que incentiva a los individuos a transmitir rápidamente un mensaje comercial a otros incrementando sus exposiciones. Esta técnica, se apoya en la red para llegar de forma rápida a un gran número de personas y se beneficia del bajo coste que supone actuar en la red.

Dando prioridad a la imaginación y a la sorpresa, actúa en las redes sociales y en otros medios como las cadenas de correos, los foros de Internet o las páginas web; medios a elegir en función de los objetivos que se establezcan a priori.

Lo primero a tener en cuenta a la hora de crear un marketing viral es adquirir la faceta de creador de rumores. Un rumor queremos que se sepa y por eso lo contamos: esta es la actitud. La implementación del marketing viral conlleva ponerse en contacto con las personas en las áreas fuertes de promoción, fomentando las relaciones y ganando su lealtad.

Para conseguir el objetivo fijado, se necesita un elemento viral, un causante del contagio del mensaje: hablamos de un producto o servicio, un premio o simplemente el mensaje en sí mismo. Además, resulta necesario que sea diferenciador, algo divertido, fuera de lo común, provocativo, con cierta importancia o con un considerable beneficio. Con esto, los usuarios no sólo disfrutan la comunicación o el mensaje por iniciativa propia, si no que además lo difunden entre sus redes de amigos y contactos de confianza, creando un efecto red.

Los usuarios, sin ser conscientes, colaboran en dos aspectos. Uno de ellos es la credibilidad, gracias a que fomentan una comunicación sincera y abierta a través de un canal informal. Por otra parte, ayudan a construir la marca gracias al aumento de exposiciones y a promover la diferenciación respecto a la competencia.

La sensación que podemos experimentar después de todo es que el marketing viral parece la mejor receta, aunque siempre hay que tener en cuenta el prospecto. Cada vez más, el usuario distingue las acciones prefabricadas que esconden una finalidad puramente comercial, por lo que hay que fomentar la complicidad del mensaje: hacer a cada persona partícipe y colaboradora.

Dicen que la mayoría de usuarios de redes sociales alguna vez ha participado en un contagio de este tipo. Si crees que nunca lo has hecho o quieres experimentar esa sensación de nuevo: ¡Pásalo!

Por Blanca Mª Mora

No Image
Compartir en Facebook Compartir en Twitter
José Alfredo en persona te recomienda los siguientes links

Este artículo fué publicado el Miércoles, octubre 12th, 2011 at 8:37 pm bajo el contenido , , , , . art_interno, blog. Recuerda que puedes seguir a Estimado José Alfredo, Marketing y Publicidad Valencia en nuestro RSS 2.0 feed. Puedes comentarnos algo, o realizar un trackback desde tu página.

Deja un comentario